Mostrando entradas con la etiqueta encuentro irreverente. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta encuentro irreverente. Mostrar todas las entradas

10/3/16

Encuentro Irreverente Con Un Adivino

Encuentro Irreverente Con Un Adivino

Con tanto desatino mundial que hay, decidí que era
hora de tomar cartas en el asunto, pero no como mi
tío, que le dijeron que debía tomar cartas, y ahora
solo toma ron “carta blanca”… decidí buscar ayuda
para acabar de una vez por todas con esta fatal y no
muy grata incertidumbre, busqué en el perióquido
que dicen que anuncian de todo, llamé, contacté y
me cité con uno de estos artífices de lo desconocido
que me habían dicho podía resolver todas mis cuitas
La primera mala impresión me la llevé cuando llamé:
-Aló? es usté el adivino?
-Si, Don Hassán para servirle, ¿con quién tengo el gusto?
-Bueno, ya si no sabe… empezamos mal…
 Y luego de eso no sé como diablos concertamos la cita
pero resulta que llegué al establecimiento (y miento
si digo que iba convencido) había un rótulo que decía:
Don Hassan, adivinación, cartomancia (por aquello de
tomar las cartas) espiritismo, médium (enterum, large)
tarot, amarres… (¿de perro sería?) no me detuve a
leer toda la parafernalia y entré… en el recinto (que
es dos veces cinto (cinto negra)) olía a inciencio, pero
rancio y vi al tipo sentado enfrente de la famosa bola
de cortal cristado… digo, de cristal cortado… y dio
inicio a la sesión:
-No me diga su problema- me dijo intempestivamente
-No pensaba hacerlo, usté es el experto (que fue perto
pero ya no)
-Usted necesita amarrar a una mujer!
-Ni loco que estuviera, joden como un yuyo sueltas,
ahora amarradas!
-No no no- decía en posición de actriz de novela
acongojada (o sea, con los ojos cerrados y con una
mano en la frente…)- usted lo que necesita es dinero
(Por fin, alguien que lo reconoce, casi casi me convence
en ese toque)
-Si… pero, aparte de eso, lo que necesito es que… ¿Cómo
explicarle? algún antídoto contra imbéciles… algo que
más bien aleje a los idiotas…
-¿Lo que quiere es que le eche un “mal de ojo” a alguien?
-No sé quéseso de “maldiojo” pero si tengo mucha “sangre
en el ojo” será un aire, doctor?
-Que no soy doctor! soy hechicero, adivino…
-A ver adivíneme esta: verde por juera, verde por dentro
con una semilla diaguacate aentro… ¿?
-No! yo le adivino sus penas y le doy las soluciones
-Bueno, las penas no tiene que adivinarlas, ya se ven
a simple vista… y lo de las soluciones… ¿Cómo pa’ cuando
estarían?
-Muy bien, ya empezamos a entendernos, pero no me ha
dicho su nombre
-Adivine…
-Así no funciona! Tiene que aportarme datos, información
-Ah, no, yo no trabajo en ese departamento, yo soy del
departamento de quejas… viera como me quejo!
-Está bien! quiere que le resuelva sus problemas o no?
-Usté con esa cara, no creo que resuelva ni cuanto es
dos por dos (cinco)
-Vea, no le admito que me falte al respeto en mi propio
negocio!
-Si quiere se lo falto en la calle…
-A la calle lo voy a enviar, ahora mismo!
-Bueno, bueno, no se sulfure, ya me voy…
-Pero no se va a ir sin pagarme la cuenta, son cincuenta
mil colones…
 Ahí fue cuando en realidad me enojé (me llené de ojos)
(del maldiojo) (o mal piojo) y le dije:
-Pues es usté un “falsante” si en realidad adivinara, se
habría enterado desde el principio que no traigo un
cinco!
 Y me fui dejándolo con la palabrota en la boca…
 Luego me di cuenta de que para resolver mis problemas
existenciales, económicos y demás lo que necesito en vez
de un adivino (que no era tan “divino”) es un asesino… 



19/6/13

Encuentro Irreverente Futbolístico-religioso

Encuentro Irreverente Futbolístico-religioso

Hace tiempos no escribía en el trabajo (bueno, en el Word, pero
estoy en horas laborales) pero es que hay gente que me saca de
quicio (porque no “quicio” hacer caso) y tengo que externarlo, la
verdad ya todos saben que hay tres temas que aborrezco y he
comprobado (o sim-probado) que no producen ningún beneficio
por lo menos de política casi no escucho, pero ahora viene un tipo
y empieza a hacer comentarios acerca de cosas que a mi no me
interesan (casi nada me interesa) y no le pongo atención, yo en
lo mío (navegando, viendo videos, dando “likes” etc) pero se me
acerca y se desarrolla la siguiente, digamos, charla:
Tipo: -¿Cómo vio el partido de anoche?
Jag: (Pone cara de interrogación) –no sé de qué me habla…
T: -¿En qué mundo vive? el partido de la “sele” contra Panamá…
J: -Respondiendo a su primera pregunta, que al parecer usted ignora
le informo que tanto usted como yo, vivimos en un planeta llamado
Tierra (será porque hay mucha últimamente… ya casi lo vamos
a llamar “basura”) y ante su segunda enunciación, le diré que
no me atrae el fútbol, pero para no ser descortés (más) dígame
¿qué resultado hubo de ese evento?
T: (Un tanto desconcertado) -pues que… ganamos…
J: -Ah, qué bien… ¿qué ganó usted, por ejemplo? porque al menos
a mi no me pagaron ni nada… tal vez usted que sí lo vio, pudo tener
más suerte.
T:-No, nada, la satisfacción  de ver ganar a nuestro equipo…
J: -Usted es tan pobre que se conforma con “satisfacción”?
T:- Oigame, no me ofenda
J:-Decirle pobre a alguien no es una ofensa, una ofensa es decirle
imbécil… aunque en su caso, no lo sería.
T: -¿No sería imbécil?
J:-No, no sería ofensa, sería la verdad… pero yo no acostumbro
a ofender así…
T:-Entonces como ofende usted? agradézcale a dios que no le doy
un buen golpe.
J:-No, a dios no tengo que agradecerle nada, le agradezco a la ventanilla
que me separa de usted.
T:-¿Cómo que no tiene nada que agradecer a dios? todos los días se
levanta y viene a trabajar…
J: -¿Gracias a dios me pasa eso? otro asunto más para reclamarle…
T: -No me gusta nada lo que dice.
J: -Esa es la idea ¿no? si, bueno, cuando uno discute, la idea es que al
otro le disguste lo que uno dice… si estuviéramos de acuerdo ¿con qué
objeto discutiríamos?
T:-Mire, de no ser porque estoy apurado, lo demandaría por soez…
J: -“So-ez”… o no so-ez… pero hay que decidirse…
T: -Insolente, no pierdo más el tiempo con usted.
J: No, no, vaya piérdalo en otro lado que si lo pierde acá, no se lo
podemos guardar, no es la oficina de objetos perdidos…
 Y se fue el tipo… creo que iba molesto y eso que me agarró de buenas…







1/2/11

Encuentro Irreverente en Zona Restringida

Encuentro Irreverente en Zona Restringida

 Pues por esas cosas de la vida, voy manejando mi carro
y me interno por callejuelas (que según Tufemo es el cereal
que se consume en la calle) llego a uno de esos centros
comerciales grandísimos, esos que llaman “Mol” pero que
se escribe Mal… (¿y si lo escriben mal, por qué no van a la
escuela a aprender a escribir?) resulta que vi unos zapatos
muy buenos marca Naik y Riboc, lo que me sorprendió fue
los precios: de lejos decía ocho mil y diez mil… entonces a
como pude aparqué el carro, me bajé del mismo (de ese
mismo, porque solo ese tengo (con costos)) y me introduje
en la tienda, una vez dentro me cayeron dos tipos que al
parecer se entrenaron con los zopilotes, a comer carroña
(lo malo es que la carroña soy yo) y al ser conducido para
ver los dichos(os) zapatos, me di cuenta del engaño: el
precio era ocho mil y diez mil, pero a pagos por quincena
durante infinita cantidad de quincenas… y yo que creí que
se trataba de naiks y ribocs falsas… y que iba a poder presumir
ante la gente de mi pueblo con aquellas flamantes tenis
adulteradas, a duras penas logré escabullirme de entre
las garras de mis acosadores (vendedores de zapatos, que
por lo que me fijé ellos no usaban de esas marcas) y salí
al parqueo, dándome cuenta de mi segundo error: la mitad
de mi carro tocaba “zona amarilla” y un “enalmidonado”
policía de tránsito llenaba tranquilamente una boleta de
amonestación.
-¿Qué hace?- le pregunté
-Está aparcado en zona amarilla-
-¡Cuando llegué no estaba!-
-¿Cómo que no estaba?, esta es la salida del garaje del dueño
del Mol-
-¿Y eso qué?-
-Que usted no puede poner su carro en la salida de un garaje-
-¿Y el si puede poner el garaje donde yo voy a poner el carro?
-Bueno, no me haga perder el tiempo-
-Ahora soy yo el culpable…, en eso no tengo que ayudarle-
-¡Tenga más respeto!-
-¿Para qué?-
 No dijo más, arrancó la boleta y me la dejó de calcomanía en
el parabrisas y se fue caminando con sus botas altas y su pantalón
ajustado… (me recordó otro tipo de trabajadores (as))
desde entonces siempre me fijo bien dónde voy a dejar el carro
porque así como me pintaron una raya amarilla en la acera en
dos minutos que estuve dentro de la tienda, también podrían
instalarme un hidrante o un hospital, mientras hago mis compras en 
el súper, porque hay gente que lo que le gusta es joder la vida
y ya creo que tengo varios detractores (otros deniveladoras y
decargadores…) pero es ya, otra historia…




15/3/10

Encuentro Irreverente en el Confesionario

 Encuentro Irreverente en el Confesionario


Ahora que estamos en cua-cua- cuaresma (¿han visto que
si le cambiamos una letra a “cuaresma” dice “cuaré-más?”)
me mandaron a confesarme, yo nunca he sido muy ágil
en esto de la confesiones (ni confecciones) ni sinfecciones
en “infecciones” sí, soy buenísimo, es más, ahorita tengo
una rodilla infectada por un golpe que me llevé un día
de estos, la cosa es que entro a la iglesia, y me quedo viendo
un “urinal” (pero me pasó las del chiste, no era tal, si no
que se trataba del confesionario) (o “confeccionario”)
entonces me metí, pero solo vi una cortinita morada, me
quedé meditando (haciendo “meditas”) (que no “miaditas”)
que fue lo que pensé que era.
-Dime tus pecados, hermano!-
 El brinco que pegué me hizo chocar la cabeza en el
reducido techo del uri…confesionario…
-Sí, sí, solo pescado, ahora pa’ semana-asada… que diga,
santa- Atiné a contestarle…
-¿Lo asusté?- me dice…
-Nooo, que va!, si yo es que acostumbro a darle de jupazos
a las paredes de estos encierros-
-Bueno, bueno, confiésese a ver…-
-¿A ver qué?-
-A ver sus pecados-
-¿Y por qué yo tengo que andar contando mis intimidades a
extraños?-
-No es a extraños, es a Dios Altísimo… -
-¿Anti-sismos?-
-No!, Altísimo, … además, yo soy el padre Armando y nos
conocemos desde hace cinco años ya…, (claro que esta es
la primera vez que viene usted a confesarse conmigo-
-Ah, sicierto…, si, el otro día me dije que tenía que pasar a
saludarlo…-
-Pero no es para saludar que está usted hoy aquí, si no para
realizar el acto de constricción…-
-Ah, no, eso de la construcción no se me va a mí, soy bien
malo carpintiando –
-Constricción, constricción, muchacho despistado-
-Constricción, como una boa “contriccion”-
-Esa es “constrictor”-
-Prefiero “cons-tractor”
-Bueno ya!, ¿me va a decir sus pecados si, o no?-
-Pero si yo no tengo de esos (es más hace ya mucho tiempo
que no volvieron a salir los “pecaditos” de Harrys…)-
-¿Cómo que no tiene?, todos tenemos, desde un mal
pensamiento, hasta actos de inmoralidad y por lo que
me han dicho, usted es una persona que falta constantemente
a la moral-
-(Ah, viejas chismosas…-), pero a mí nunca me han faltado
los morales, en mi casa hay uno que echa muchas moras…-
-No se haga el gracioso y cuénteme…¿Ha deseado la mujer
del prójimo últimamente?-
-Depende de que prójimo, porque si es la mujer de Ñor
Ernesto, lo único que le deseo es que no se mire a un espejo-
-Bueno, no lo voy a presionar, haga su “examen de
consciencia” y yo espero a que el Espíritu Santo lo ilumine-
-Ah, no, es que el otro día hice un examen a pura
“consciencia”y aún así me saqué un veintitrés…
luego quedé “inconsciente”-
-Dime, hermano, entonces ¿a qué has venido?-
-Diay, no sé, mi mamá me mandó y… pues… (ah y dígale al
Espíritu que ilumine un poquito más aquí, que se me acaba
de caer una moneda…)-
-Hermano, es mejor que te vayas, te absuelvo de toda culpa-
-¿Es decir, que yo no tengo culpa?-
-No, los culpables son tus padres…¿son familia? ¿usaron
drogas?-
Y me cerró la cortinita…

5/1/10

Encuentro Irreverente en una Orgía

Encuentro Irreverente en una Orgía
Resulta que caminando como siempre en este
mundillo y buscando lo que no he perdido, por
eso es que me pasan estas cosas a mí, que me
encuentro un amigo (de lo ajeno), que me dice
que lo acompañe a una fiesta por ahí por la esquina
yo que hace tiempos de no salir de la rutina, me
dije ¿por qué no?, dicho esto me puse a analizar
la razón de la rutina (la rutina es el camino que
usan los buses en diminutivo), pero al fin llegamos
a un hotelucho de mala muerte (como si alguna
muerte fuera buena) y entramos, nos sentamos
en unos sillones muy amplios pero algo desgastados
ahí habían algunas personas un tanto tímidas, pues
casi no se hablaban y tomaban unos líquidos de
unos vasos que había en la mesa del centro, en eso
que me dice mi amigo:
-¿Sabés adonde te traje?-
-Pues que mal porque vengo informal…-
-¿De que hablás?-
-No se, usté es el que está hablando-
-Te decía que viniste a una orgía-
-¿Y eso que es?-
-Una fiesta especial donde todos contra todos…-
-Ah, pues precisamente por eso es que está tan mal
la cosa, compañero-
-¿Porqué?-
-¡Cómo porqué!, mira que andar dándose con todos
si fuera solo con uno menos mal, pero todos si le arrean
a uno-
-¡Que nó!, que aquí nos divertiremos entre todos…-
-Ah, ve, ya cambia, ¿y que vamos a jugar?-
-Nada de jugar, ya casi empieza, por lo que te aconsejo
que te vayás quitando la ropa-
-¿La ropa?, no, ¿Cómo quitarme la ropa???
-Pues sí, ¿entonces?-
-No, porque me da mucha vergüenza, además estas caras no
se ven muy que digamos y me la pueden robar-
-Pero si no te quitás la ropa no podés participar-
-¿Acaso nos vamos a bañar en un río?-
-¡No!, aquí vamos a tener sexo unos con otros-
-A ver, a ver, barájemelo mas despacio, devuelva el caset
empecemos de nuevo…-
-Que aquí se trata de tener relaciones unos con otros
y todos con uno-
-¿Cómo en el chiste de “organicémonos”???-
-Pues si, mas o menos-
-Espero que más organizados- dije con la voz quebrada
 En eso que se empiezan a desvestir las gentes que ahí
habían y a mi me entró miedo…, mi amigo me vio y me
calmó:
-Tranquilo hombre, que vos lo hacés con la que querás…-
-¿Y si me sale hermafrodita?-
-Hermafro… ¿qué?-
-De esas que patean con las dos…-
-No, no, que eso no existe aquí-
-¿Seguro que todos tienen lo que tienen que tener?-
 Un energúmeno nos interrumpió de nuestra enriquecedora
charla:
-Eh!, ustedes dos, o participan o se van-
-Usté no se meta- le dije –que aquí mi amigo y yo discutimos la probabilidad de que no nos agarren “a traición”-
-Pues para afuera los dos-
 El único que salí fui yo, porque mi amigo no quiso continuar con nuestra erudita conversación tan interesante acerca de los hermafroditas y se quedó a su suerte,yo salí un poco incómodo habiendo visto demasiado y deseé que a mi amigo le fuera bien… ¿pero cual amigo? si ni siquiera conocía a ese payaso.


3/12/09

Encuentro irreverente en un cine

Encuentro irreverente en un cine

Tampoco acostumbro a ir a ver películas, con
solo la película que yo hago, me basta y me sobra
pero como en esta ciudad virtual me aburro
mucho (ya probé ir a un bar y a un burdel sin
que me saquen del tedio), entonces decido ir
a un lugar de esos que llaman cine, que no es lo
mismo que “cisne”, llego al mall, con doble ele
porque si no, pueden decir que mi columna tiene
mensajes subliminales (sub-animales será), pero
la cuestión es que sin escoger la película, porque
con lo atolondrado que soy no se me ocurrió
opto por hacer un filón, pues si, me digo, entre
mas larga (la fila), mas buena la película ¿no?
En eso que voy a comprar el boleto y que veo
a una distinguida dama que se me pone al lado
abanicándome con sus largas pestañas, sigo
en mi negocio, que mira que mil quinientos
colones por una entrada, es una estafa, pero
bueno, la chica sigue viéndome y yo ya
sintiéndome incómodo, le hago una seña con la
cabeza (con la que llevo el sombrero) y me
enseña un boleto, y se ríe muy raro, me encojo de
hombros y me dispongo a entrar y ella me sigue
pero antes de entrar veo que todo mundo compra
una comedera ahí en un puesto, entonces yo
como los monos, voy me compro semejante
tarro de palomitas de maíz y una coca, y casi me
saco un ojo con la pajilla (que en España “pajilla”
es otra cosa), pero sigo caminando todo atareado
con el montón de chunches pa’ comer que me
compré y la mujer se me pone atrás, entro con
costos porque una cortinota toda pesada me
impide el paso y lucho y me retuerzo y forcejeo
y la gentil dama, me aparta el enredo de
cortina que tenía entonces ya, entro, me sentí
como entrar al túnel del tiempo, esa serie que
daban antes, pero la película era otra, me siento
cómodamente y se me vuelcan las palomitas
en el asiento, va a empezar la película y yo
haciendo un escándalo juntándolas, una voz
en la oscuridad que dice:
-la mamá de este chiquito por favor!!-
-Cállese metiche-, le digo y la chica que ha
entrado conmigo me calma y me ayuda a
recoger el reguero (de las benditas palomas)
luego se sienta a mi lado y empieza a rozarme
el brazo, eso me impide coger mis alimentos.
-¿quiere usté dejar de hacer eso?-
-disculpa, cariño,¿ te molesto?-
-pues claro que me molesta, no pued…-
-Sssssshhh- todo el mundo en coro detrás
En una escena un tipo y una tipa se paran en
la proa de un barcotote que va navegando y
se abrazan y no se que mas cursilerías
ya ha pasado tanto de la película!!!, pero
está tan aburrida que pasa rapidísimo y
la presencia de la niña ya me tiene hinchados
los hu… mos y la miro a los ojos como me
enseñaron en un programa infantil cuando era
niño (y dicen que la televisión no nos deforma)
-cariño, te gusta la película?-me dice.
-que me va a gustar!!, si está que me duermo!-
-pero si es muy romántica-
-pues yo no veo los “romantos” por ningún lado-
-serán los romanos-
-entonces sería una película de semana santa y
de eso ya he hablado mucho-
-pero ¿no te gusta el actor?, se llama Leonardo-
-Pero esa es una tortuga ninja-
Me agarra de la cara y me atrae hacia la suya, como
en una parte de la película y como todo está oscuro
nadie nos ve.
-Suave, suave, que ya me perdí la mejor parte!!-
-¿y cual es esa cariño?-
-Diay no se, supongo que cuando se hunde el
barco y se muere congelado el tal “Lionardo”-
-Ay, no, que eso es muy triste-
-Triste yo, que tuve que pagar un montón para
aburrirme y encima viene usté y me jartó todas
las palomitas… ah, no, fue que se me volvieron
a caer…-
Y me largo porque esta vez si me excedí con la palabras.

23/11/09

Encuentro Irreverente en un Burdel

Encuentro Irreverente en un Burdel
Caminando, caminando por ciudad desconocida
es noche de luna, pero la noto algo descocida
(han notado que ”desconocida” y “descocida” solo
se diferencian en el “no” de más de la primera?)
separado de lo cotidiano y pensando en un trago
en lo de Moe, es que entro a un extraño lugar
un zaguán largo y estrecho, tapizado de fotos
obscenas, me inmiscuyo en su mundo y termino
en una barra, pido un vaso de leche malteada
el cantinero me hace cara de pocos amigos me
indica que aquello es un burdel, miro para todo
lado, algo asustado y pregunto ¿burdel es donde
vienen todos los “burdos”?? El cantinero contiene
una risa y se va, me quedo ahí haciendo el tonto
(que no me cuesta mucho) y una morena voluptuosa
se me acerca y me hace una rayería con sus ojos
de largas pestañas, me “marié” toditico, y mas
con el vomitivo perfume que despedía.
-Buscas compañía, guapo?-
-No, esa compañía no la conozco-
-Cual compañía??-me dice
 Miro hacia ambos lados, nadie cerca.
-Pues ninguna, vine solo-
-Si, si, de eso me di cuenta-
-Entonces que busca??-
-No, dime tu que buscas??-
-Yo nada, no se me ha perdido nada-
-A bueno, ¿entonces?-
-Entonces que?-
-Vas a necesitar mis servicios?
(yo esto lo he pasado antes)
-Depende-
-Depende de que?-
-De que servicios ofreces? (esta vez no iba a
ser tan imbécil ¿o si?)
si son servicios sanitarios, no necesito, pues
ya tengo uno, y una persona solo puede usar
uno a la vez, yo no entiendo como hay gente
que pone dos o mas en sus casas, ni que la
diarrea fuera tan grande para tener un servicio
de repuesto…-
-Bueno, ya basta!!- se enoja
-Me estás tomando el pelo o que?-
-Mejor “o que”-
-A que has venido??-
-A tomar una malvada, que diga, una malteada-
(Casi me echo yo mismo una zancadilla)
-Y ¿Qué me dices de las “malvadas”?-sensualmente
-Que son muy buenas para el dolor de panza-
Y ella puso cara de ¿??????
-A no, perdón, yo le entendí “malvas”, una mata
que usaba mi abuela cuando nos dolía la tripa-
-Me caes bien “honey”, eres muy chistoso-
-Si pero yo no me llamo “jony”, usted me está
confundiendo-
-No te entiendo-
-Si estoy confuso, imagínese usted-
-Bueno, no puedo perder demasiado el tiempo-
-Pues entonces fíjese bien donde lo deja-
-Que cosa??-
-El tiempo, tras de que sale caro, usted se dedica
a perderlo-
-Me estoy cansando de esto-
-Pues debería ir a descansar, que ahora que lo
menciona se le nota el cansancio en las ojerotas
que tiene-
-Que dice??- (tocándose las bolsas que le cuelgan
bajo los ojos)
-No y además, le haría bien unas vacaciones, si
las patotas de gallo no se las puede tapar ni con
pintura “gliden” (a no, que ya no existe)-
-Imbécil!!-
-Puede ser, pero usté está pior: a mi, estudiando
se me puede quitar un poco-
 En eso que entra un grupo de chavalos y oigo una
estridente voz que grita:
-que los de la Zona de los Santos pasen primero
porque los deja el bus!!!!-
No supe que significaba esto, pero me terminé mi
deliciosa malteada, pagué al enfurruñado bartender
y salí de ahí, añorando el bar de Moe.

6/11/09

Encuentro irreverente en un bar

Encuentro irreverente en un bar
No hace mucho tiempo empecé a visitar un bar
no acostumbro beber, ni visitar bares, pero me
dije: “¿porqué no aceptar la invitación de un
amigo, colega, compañero de “navegancias”?
mi amigo me dijo que era de esos bares tranquilos
donde nadie busca camorra nunca, así que me
decidí, entré, me senté a la barra (y no en la barra)
pedí un whisky en las rocas y me dediqué a esperar
a mi amigo, que por cierto se tardaba en llegar
al rato de rendir mi bebida (pues recordé la
principal razón por la que no visito los bares)
las bebidas son carísimas… entró una rubia
despampanante caminó bamboleándose y
se sentó en el incómodo banco de cantina
que se encontraba junto al mío, la miré unos
instantes para después clavar mi mirada de
nuevo en el vaso, pues en el televisor del bar
no transmitían nada divertido, me preguntaba
porqué mi amigo no llegaba “de seguro que lo
asaltaron o atropellaron al salir del trabajo”
me dije… mientras la rubia continuaba mirándome
-hola, guapo- con voz sensual me dijo
-hola- contesté sin apartar mis ojos del hielo
que se derretía en mi vaso
-estás solito?-
-si-
-te molesta que te acompañe?-
-no- (me da igual)
-tienes novia?-
-no-
-eres casado?-
-si-
-pero eso no importa, ¿verdad?, un hombre como
tu, tiene derecho a salir de la rutina de vez en cuando-
-…-
la voz de esa mujer me hundía cada vez mas en el tedio
la depresión se agolpaba en mi garganta y ya no
quería tomar mas de ese líquido asqueroso que
inundaba mi vaso.
-me invitas a una copa?-preguntó
-no-
-y eso?, que, no te gusto?
-no-
-eres homosexual, o qué?
-“o qué”-
-te gustan los hombres-
-para nada-
-porqué tratas así a una dama?-
-porque no me pareces una dama-
-ah no? entonces, que te parezco??-
-un travesti-
-estúpido!!!, ignorante, no reconoces a una
mujer, seguro que nunca has tenido una!!-
-seguro que no-
-pero que te pasa?, me acerco amablemente a
charlar y me rechazas de esa forma, eso no es de
caballeros!!-
-de hecho, no-
-y?-
-y que?
-entonces?
-entonces que?
-bueno, bueno, requieres de mis servicios, si o no?
-pues…que servicios??-
la mujer entorna sus pintorrajeados ojos y tuerce
grotescamente el gesto, para bajarse de su banco
e ir a molestar a otro cliente.
yo aparto de mi el maldito whisky y le pregunto a
Moe (el bartentender) cuanto le debo.
Moe me guiña un ojo y me dice:
-por ser tu primera visita, cortesía de la casa-
“ese no es Moe”, pienso y camino a la salida sin
mirar atrás, pues se que la rubia me acribilla con
su morbosa y negociante mirada.
“primera visita,mis polainas!!, yo aquí no
vuelvo”

no se olviden de darse una vuelta por el bar de
Moe

http://vamosalbardemoe.blogspot.com/

el nuevo proyecto (toda ayuda será bienvenida)