Mostrando entradas con la etiqueta analizar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta analizar. Mostrar todas las entradas

18/5/17

Tiorías

Tiorías

 No son los chistes que cuenta el hermano de mi mamá…
yo tengo mis propias tiorías sobre la vida (y debajo de ella)
(de la vida) una que he intentado extender con nulo éxito
es la de la desaparición de los salones de baile, para dar
paso a supermercados, de hecho en estos días por mi pueblo
cayó otro… no sé que irán a abrir ahí, pero fijo viene otro
chino con todo y chivas… y eso, como decía, se debe a que
hace veinte años, en esos salones de baile, se “fabricaron”
muchos bebés… los que hoy necesitan ser alimentados, por
eso el cambio de salón a supermercado… lo repito a ver si
la entienden y se la meten en la cabeza (la tioría) también
hay unas que no las he inventado yo, está la tioría de la
“envolución” (¿o era de la embolia? (la que tengo yo en el
cerebro ya)) esa dice algo así como que los animales que
habemos ahora en la tierra no siempre estuvimos aquí
al menos yo estoy completamente seguro de que no he
estado aquí siempre (antes estuve en la escuela… creo…)
pero más antes tampoco estaba, es un poco complicada
esta tioría, pues a algunas (¿han notado que si le cambian
una letra a “algunas” dice “lagunas”?) personas les choca
que hayan descubierto que somos familia de los monos…
y dicen que no, que la tioría verdadera es la que viene en
la biblia de que juimos criados por dios padre hijo y espíritu
santo… (que sí, que hay muchos que se les hace un enredo)
pero todo eso de la “involución” es muy tedioso hasta para
mi… yo prefiero aquella de la generación espantosa…digo
espontánea, cuando las mosquitas salían por si solas de las
boñigas de las vacas sin necesidad de costosos huevos ni
atrasos por el estilo… o había una muy bonita que también
me gustaba, de la antigua Grecia creo, que consistía en que
al principio todo estaba desmembrado… andaba una cabeza
por aquí, un brazo por allá, una pierna por acullá, y que se
pegaban unos a otros a ver qué figura formaba (igual que
cuando se me perdía la mayoría de los legos y tenía que
improvisar para ver como armaba algún muñeco medio mal
hecho) y que al final de todo el cuento, sobrevivía el que
quedara más guapo… (igual que ahora) unas tiorías no las
entiendo (ni otras tampoco) como esa de la tioría de cuerdas
(o de locas más bien) que cuando la mencionan me imagino
una guitarra o algún otro instrumento de cuerdas, como…
como… mmm, como… la guitarra… otra guitarra… bueno
esa es tan intrincada que ni siquiera me he dado a la molesta
tarea de averiguar de qué se trata ni para qué sirve… en
realidad, toda esta basura no sirve para nada ¿me da de
comer? ¿me da para vestir? ¿me procura un techo digno?
pues no… entonces ¿qué hago aquí tiorizando sobre asuntos
sin importancia? tengo una tioría…  ¿eh? que me dicen
aquí con el indicador electrónico que no se dice “tioría”
¿también me va a salir con que no se dice “lión” ni liopardo,
ni lio-té… ni “bacalado”? qué gente que le está “cambeando”
las letras a las palabras cada rato… me dicen que se dice
teo-ría… o sea tiene que ver con algún dios y la risa… o la
burla que nos han hecho respecto a todo esto… yo digo
que todo esto es un bananal… que diga, vanal y ya me
voy porque acabo de darme cuenta de que me vine con
la camisa sucia y tengo que ver como disimulo durante
todo el maldito día para que se fijen los menos posibles...




11/6/15

Super-Ficialidades

Super-Ficialidades

Hasta que al fin alguien me dijo que soy “super” claro, añadió el
sufijo (o mifijo) ficial… me dijo: usté es un superficial… y me puse
a pensar que ese es el superhéroe que le falta meter a marvel en
los vengadores… ya me imagino yo ahí volando con una “s” en
er pesho… con una “s” minúscula claro está, porque la otra, la
“más-yúscula” ya la tiene pa tentarla, pa dentarla… pa… escogida!
Supermán… y no sé a que se refieren con esto de ser superficial
superficial se refiere a superficie (o miperficie…) me puse a ana…
a ana-lizar mis costumbres, pues inmediatamente creí que se
trataba de algún problema grave, que se iba a acabar la humanidá
o que iba a jalar un cometa para que se estrellara con la tierra
por el hecho de ser superficial… entonces recordé un par de cosas
episodios de mi vida en los cuales he sido superficial, un día que
fui a nadar a un río y me quedé en la superficie… pero eso fue por
seguridad (mentira, puro miedo) ¿y qué es lo contrario de… eso?
“es que usté debe ser más profundo me dicen”… ni que juera un
pozo! ¿para qué todo éste etiquetado? (qués pior que el de feibuk)
Por cierto ¿vieron que juerte estuvo lo del virus porno? es una
real canallada, eso de que te pasen diciocho mil enlaces porno…
y que no te funcione ni uno!! (¿será eso a lo que se refieren con
ser superficial? (no lo creo)) ¿Cómo explicarlo? la gente se ofende
por todo… veo personas que si pasa algún conocido sin saludar
ya le reclaman: “diay ya no saluda!” yo es que me sorprendo mas
bien cuando alguien me saluda… le digo: ¿por qué me saluda? si
a usté… lo conozco! ya lo saludé el día que lo conocí, pa qué mas?
Como bien saben, yo nunca cedo el asiento en los buses a nadie
primero porque yo pagué mi pasaje y me gané mi asiento al
encontrarlo vacío… si no encuentro asiento libre, tampoco le
estoy reclamando a nadie… me importa tres cacaguates (manís)
si es una viejilla decrépita o una percanta embarazada… o una
muchacha bonita… ahí se queda de pie, por lerda… pero el otro
día venía yo más tranquilo que de costumbre pues encontré no
uno, si no dos asientos libres, y viajar en un bus sin compañía
molesta es lo mejor que le puede pasar a los viajeros de buses
la cuestión es que en una parada se sentó una chica guapa a mi
lado (no, no entiendan: se sentó en la “parada” fue en una
escala que hizo el bus) olía muy rico y no dejaba de mirarme…
yo metido en mi mundo (dícese mp3 con heavy a todo volumen)
me preguntaba si ella quería que yo le dijera algo, pero el viaje
se hizo cortísimo! llegamos inmediatamente a mi destino y no
tuve tiempo ni de pensar qué idiotez decirle… a ese fenómeno
lo llamé “la relatividad en los buses” siéntate al lado de una
viejilla cacreca y maloliente (y encima que no pare de hablarte)
y el viaje será eterno, se te sienta una muñeca dulce y con
claros signos de acción… y llegarás temprano a la oficina…
(aunque me parece que esta teoría va ligada con la ley de Murphy)