Mostrando entradas con la etiqueta instrucciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta instrucciones. Mostrar todas las entradas

2/10/14

Uso Adecuado de Internet

Uso Adecuado de Internet

 Hoy quise abordar (ni que barco) un tema importante (para
reducirlo a la más vil estupidez, como siempre) que aqueja a
padres y gente mayor de todo el mundo, y es la forma más
adecuada de darle uso a esta herramienta que día a día nos
consume más y que en vez de intentar mejorar nuestra ya
estropeada conducta (la esposa del conducto) (o sin ducto)
La pregunta que uno se debe hacer antes de utilizar interné
es ¿Para qué lo quiero? Yo me hice esa pregunta y la obvia
respuesta fue: para ver porno, claro está… sin embargo (o
con embargo, como es habitual) Existen millones de cosas
donde perder el tiempo en esta gran red, personalmente
(porque yo siempre hablo de forma personal, sin quererles
imponer (bueno, a veces si) mi forma retorcida de pensar)
Yo tengo prioridades cuando navego, primero que nada, hay
que revisar las “páginas rojas” (que no son las mismas que las
amarillas) (Como un amigo que tenía yo, que le ponía pilas
rojas al radio, a ver si pasaba programas pornográficos…)
Pero… ¿qué les decía? Ah, si, de primero lo bueno, luego
lo absorvente, como el feisbuc y ya luego si este me aburre
me atacan a noticias, pero yo no les hago caso mejor, pues
la mayor parte del tiempo no las entiendo y cuando me
quiere dar la desidia (pero Sidia es muy rogada y no me la
da…) busco otros rumbos, los videos están que pululan en
la web y uno empieza buscando metal melódico tipo viking
y termina viendo “la caída de Edgar” o el Fua! Ahora que
el sistema “güai fai” está por todos lados, uno ya no ocupa
encontrar a nadie real con quien hablar, si no que se para
donde le llegue la señal y póngale a “navaguiar” el otro
día que andaba en el Mall (parido) San Pedro (bueno, no
sé si San Pedro era así, pero no importa) cogí un montón
(señales güai fai) Como tres horas navegando gratis, ya
hasta que tenía a lucy… alucy-naciones de tanto ver el cel
(Porque ahora hay que simplificarlo todo; muy largo decir
“celular” (y mas largo este paréntesis)) Lo que no me gusta
y como siempre aprovecho para quejarme de algo son los
malditos correos (que no quepo) desos que llaman “es pan”
Pero a mi no me saben a pan, si no a majadería, ayer me
llegó uno que decía: “Marcha contra el calentamiento
global” (¡! ¿?) ¿Acaso por hacer marchas, el globo se va a
sentir intimidado y va a dejar de calentarse? Es como hacer
marchas contra los huracanes… O marchas contra las
mareas (de esas si necesito, porque en los buses me mareo
mucho) Yo lo que les aconsejo (y como sé que no me
van a hacer caso) es que ya se dejen de idioteces y
empleen el tiempo en algo productivo, como yo, que
ya voy a cerrar este blog y voy a empezar a trabajar…
(o mejor, no… nada más cierro el blog)





7/2/14

Legalmente Aceptable

Legalmente Aceptable

 Y luego de todas estas vacaciones, que no lo fueron tanto: tengo un
mes de estar trabajando como burro sin parar y sin tiempo para casi
nada, vuelvo con las reflexiones para este 2014, a ver si me aguantan
y si no, tampoco es mayor problema. En estos días de reposo mental
he notado algunos aspectos de la vida cotidiana que podrían ser usados
en nuestro favor… pero ya se nos adelantaron y están siendo usados
en nuestra contra, por ejemplo el otro día fui a echarle mil pesos de
gasolina al carro… y no, no es que esté barata la susodicha, si no que
no me alcanza para más, los de la gasolinera ya están hartos de verme
llegar cada rato por un litro de combustible… claro, se gasta rapidísmo
La cuestión es que mi hijo más observador que yo, me indica que: me
quite el cinturón, apague el celular y no fume… claro, no vengo haciendo
ninguna de las tres cosas, según dijo era lo que ponía en un rótulo con
las instrucciones de cómo comportarse en una estación de servicio…
pues bien, nos quedó clarísimo que esas tres circunstancias estaban
estrictamente prohibidas en ese lugar, cuando el niño de mis entrañas
comenzó a cantar, le dije que se cayara y me dijo que podía cantar;
en el rótulo no decía que no podía… entonces, le apliqué un coscorrón
volador en media testa… iba a reclamarme, pero sin decir nada más
le señalé el rótulo; ahí no decía que no se podía repartir coscorrones
mi hijo empezó a sacudirse en su asiento, he escuchado que eso puede
resultar peligroso mientras te llenan el tanque (de combustible) pero
como primero que nada, ni siquiera se iba a llenar y luego, en el
famoso rótulo no decía que estaba prohibido, lo dejé terminar el
aparatoso berrinche. Luego pensando en el asunto llegué a la genial
conclusión de que una gasolinera es un excelente sitio: se puede
hacer de todo! (excepto tres cosas) a ver si en la de menos me monto
una orgía o un asalto, qué se yo? en esa tierra de nadie, en resumidas
cuentas, puedes hacer lo que te de la gana, es como un sueño hecho
realidad, aunque no he podido ir mas seguido, porque no tengo aún
los mil pesos para el acostumbrado combustible. Claro que siguiendo
el mismo razonamiento puedo ir sin más, pues el rótulo tampoco
advierte que no puedo llegar y no cargar combustible… Yo he visto
gente que va a ese lugar, hasta a inflar una llanta y no le cobran por
eso (que ya es lo último que nos falta, que nos cobren por el aire)
He decidido que la política y demás artilugios aburridos, no se vayan
a interponer en mis intenciones, que si bien yo nunca tengo segundas
intenciones (ni siquiera tengo primeras) la vida apremia… porque yo
siempre he sido muy respetuoso con lo indicado en los lugares a
donde voy, haré lo que no indiquen que no haga, solamente.
Y cuando me saluden: ¿Cómo está? Responderé: “Legalmente aceptable”