Mostrando entradas con la etiqueta comercio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta comercio. Mostrar todas las entradas

13/8/14

Como No Evitar Una Catástrofe Económica

Como No Evitar Una Catástrofe Económica

 Atendiendo múltiples pedidos (no… no me metí a trabajar
en Mcdonalds) hoy les traigo una serie de consejos para que
usté, amo… de casa o señora empresaria, público en general
pueda disponer de sus habilidades “gastatorias” sin el menor
remordimiendo. Antes quisiera (y lo voy a hacer) acotar (acotar
es hacer mas “coto”) (mas-coto, el esposo de la mascota que
es lo contrario a la mas-laga) Pero bueno… ¿qué les estaba yo
diciendo? Ah, si, en anteriores guías les he dado consejos de
como ahorrar, por ejemplo en “Guía del Escaparatero” sin
embargo, esta no fue bien “cogida” –digo- acogida… y no sé
porqué. Entonces sin deseos de vengarme (bueno, si, con unos
deseos (de vengarme)) es que les traigo hoy esta guía 100%
efectiva, ya que yo sé que los estimados (y muy-timados)
lectores se dejan la vida buscando guías y todas resultan
falsas e inconsecuentes, claro, la mayor parte del tiempo lo
que se busca es evitar una catástrofe, en este caso, yo siendo
más sincero, puedo decirles como no evitarla, ya que en eso
si soy un experto (que antes era perto, pero ya no) y es que
en un país, donde los billetes ya no valen, me pregunto yo
¿porqué cada vez hacen de mayor demoni… denimo… de…
valor!? Ya en lugar de bi-lletes, son tri-lletes lo que usamos
(o nos hacen usar) La verdad es que ya me extendí mucho
en la columna para puntualizar los conejos… que diga, los
consejos… Y es que yo cuando escribo siempre me gusta
hacer un cálculo holgado… (de los que utiliza “Holga”…)
En resumen, no hay consejos válidos para nada, porque
cuando más se esfuerza uno en cumplir con lo indicado
más obstáculos se le presentan para interrumpir el debido
proceso, ahora es capaz que siguen mis consejos al pie
de la letra (algunas letras tienen pies… otras no) y viene
y les resulta en todo lo contrario, luego vienen felicitándome
por haberles ayudado a ahorrar mucho dinero, cuando la
intención era otra… De todos modos les voy a decir unos
que me han servido a mi (y a otros individuos por ahí)
-Si se encuentra en un bar ingiriendo licor, invite a todos
por igual y deje siempre su cartera (la que tiene el dinero)
olvidada en el mostrador, el maldito bartender siempre
se aprovechará del asunto.
-Nunca reciba el cambio en los lugares donde compra, delo
como propina, aunque el dependiente sea un maldito
energúmeno.
-Pague con tarjeta de crédito en sitios de poca confianza,
tenga por seguro que le copiaran el número y le hackearán
su cuenta para utilizarla en compras de internet a granel.
-Aproveche las promociones… si, así como lo oye: de dichas
promociones y ofertas siempre son productos que usted en
la vida ha usado ni necesita ni siquiera remotamente…
-Cuando vaya a comprar comida, deje unos tres días previos
sin comer, verá como llena fácilmente siete carritos de comida
de todo tipo (ya luego tendrá tiempo de devolver cosas en la
caja porque no puede pagarlas)
-Compre ropa de “marca” pero no de marcas de cerveza: Pilsen,
imperial, bavaria… si no: “Nyke” “Rivok” “Filla” “Pumma” que
te las venden carísimas y obviamente son chinas… digo, falsas
 Si así con todo no logra el descalabro económico de su fortuna,
escríbame un correo y le doy mi cuenta bancaria (claro, que
por andar dándola (la cuenta) ya me la han limpiado varias
veces…(la cuenta))





21/2/14

Análisis De Baño

Análisis De Baño

 Hay veces que una emergencia te asalta (es mejor eso que no un hampón)
(¿un “hampón” es eso que usan para “hamponear” ballenas?) bueno, no
importa, la cuestión es que el otro día tuve que pedir el baño prestado en
una casa (y no era precisamente el baño, pues no era bañarme lo que en
verdad necesitaba) Pero como ya no puedo ir a hacer mis necesidades más
básicas sin leer (“libros de baño”, por cierto los lamo (los “lamo” no, los llamo)
) (tuve que poner éste último paréntesis acá abajo, no me cupo arriba) pero
¿qué les decía? Ah… sí, resulta que añorando algo para leer, mientras le
daba rienda suelta a mi… ejem, bueno, a lo que estaba y donde estaba, vi
hacia arriba el estante donde ponían los implementos de baño: jabones,
colonias, “champuses” y esas nimiedades que tanto usan los humanos (por
lo menso… que diga, lo menos, los “normales”) alargué… (la mano) y cogí
un champú desos y empecé a leer las instrucciones, primero venía un rótulo
(que es el esposo de la rótula) (¿y qué es una rótula? que está “rómpidoda”
(y no se dice así)) el rótulo decía: “brillo de alto impacto” ¿qué significa eso?
que el pelo le brilla tanto que los demás se encandilan y se caen o van
conduciendo y se estrellan , hasta los aviones se caen, encandilados por el
susodicho brillo del pelo… también, por el otro lado de la botella, se
leía (con costos, porque eran unas letras chiquitillas) que funcionaba para
cabello maltratado y rebelde… pues claro, cualquiera que sea maltratado
se rebela… y se va,  lógico, por eso es que se empieza a ir y a los dos días
ya estás pelón como bola de boliche… aunque también decía que servía
para caballo… que diga, cabello saco y opeco… bueno, a escoger: o saco
o peco, una de dos… ah no: seco y opaco (con razón los libros que leo
en esos menesteres, no los entiendo…) luego venían los ingredientes…
era un trabalenguas indescifrable que si la gente en realidad se parara a
leerlos, jamás se echarían esa porquería en la jupa… cuando terminé de
hacer lo que estaba haciendo (leer la botella) me quedé pensando que
ahora todo es comercio (ahora y antes también) la gente dice: es que
ahora todo es puro interés… y siempre lo ha sido… desde la época de las
tabernas… que diga, de las cavernas, el verdadero amor no es más que eso
(pero a eso me referí (me “referí” no es lo mismo que “réferi” pero a mi
ni el boxeo me gusta) la semana pasada… y ahora si, salgo del baño, que en
realidad fue el inodoro lo que requería en ese momento (y en todo) para
continuar ca…ntando las verdades a este mundo decadente…