Mostrando entradas con la etiqueta cuentos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cuentos. Mostrar todas las entradas

24/2/17

El “Chunchereco” Del Tiempo (¿Última Parte?)

El “Chunchereco” Del Tiempo (¿Última Parte?)

-Se chuncherequió el chunche…
-Se jodió el coso…
-¿Y ahora que hacemos?
-Yo que voa saber, usté es el eisperto…
-Pero Ruperto no vino…
-¿Cuál Ruperto?
-El de recursos humanos
 No se sabía quién decía cada línea, pues estaba todo oscuro
al parecer, habían manipulado (yo he comido maní salado,
maní garapiñao, hasta maní encascarao… pero nunca maní
pulado) mal el artefacto, que de ipsofacto echó chispas y
se apagó… dejándolos en la más completa oscuridá oscura
-No funciona- insistía Ramiro
-Pues dele un tortazo como esos que le pega a la compu
cuando se le pone en negro el monitor
-Ya, lo he golpeado varias veces y no anda… me da miedo
esbaratarlo…
-Deme acá…
 Y Jorge agarrándolo contra el supuesto suelo lo azotó
hasta que echó mas chispitas…
-Lo que yo me pregunto es ¿Dónde estaremos?- dijo Ramiro
-Y llevamos varios siglos sin comer, se nos pasó la hora de
almuerzo… hasta nos perdimos la chicharronera de Roma
cuando tostaron a los cristianos…
-¿Los seguidores de Cristina?
-No no, los seguidores de…
 Y en eso, el chunche alumbró… alumbró la estancia donde
se encontraban, era una especie de habitación muy amplia
de la que no podían verse los límites pues la blancura que
proyectaba deslumbraba la vista, ya saben, como esas que
siempre aparecen en las películas…
 En eso aparece un ser, vestido con una toga al estilo nudis…
digo, budista… el tipo no era muy grande que digamos y
mirando a los recién llegados (bueno, ni tan recién: llevaban
varias horas ahí) les dijo:
-Ustedes han roto el natural desarrollo del continuo espacio
tiempo.
 Jorge y Ramiro se asustaron muchísimo, quien sabe en qué
embrollo se habían metido y no pidieron permiso en el
trabajo… y menos a sus esposas (a las suyas no, lector, a las
de ellos)
-Pero les diré algo- continuó el extraño -son solo unos pobres
principiantes, yo soy el amo del tiempo, infalible, inescrutable
invencible, imposible de engañar, todopoderoso y omnisciente
(lo que pasa es que ese chunchereco que tienen ustedes se me
había perdío en un descuido)
-¿Lo podrá reparar, señor? preguntó tímidamente Ramiro
-A ver- dijo el pequeño anfitrión tomando el maltratado
artilugio y revisándolo
Luego de un rato de batallar anunció:
-Yastá… era que se le había metido una cucaracha y le quemó
la fuente de poder.
-Con razón olía tan feo, yo creí que habíamos llegado al mismo
infierno- dijo Jorge
-¿Al mismo, qué, hay otro?- dijo Ramiro
-Por cierto, mi nombre es Tufemo
-¿Tu enfermo? ¿cómo?
 Tufemo puso los ojos en blanco al estilo de Tony Stark en los
memes…
-Eso no importa, ahora lo que debemos hacer es intentar
devolverlos a ustedes a su tiempo de origen ¿de cual año
vienen?
-Yo llegué hasta octavo de preparatoria- confesó Ramiro
-Y yo saqué noveno, pero no pude estudiar más por falta
de presupuesto- dijo Jorge
-O por falta de cerebro- les increpó Tufemo
-Ya sabía yo, que mi mamá no me decía toda la verdad…
-¡Bueno, ya! vamos a utilizar este enorme avance tecnológico
y científico para realizar el viaje… ahora, unos pases mágicos…
-¿Y si mejor viajamos al futuro?- sugirió Jorge
 Todos se quedaron pensativos… hasta que Tufemo dijo resuelto
(suelto dos veces):
-No… esto implicaría una cuarta parte y ya el autor no tiene ni
puta idea de qué más escribir.
 Y los devolvió a la aburrida oficina de donde habían salido, para
que se ganen el pan de cada día como usté o como yo (y si no
como yo, me quedo con hambre)
Habrán notado que a esta historia le falta una parte (o varias (las
esposas de los ovarios)) pero eso queda para una secuela-precuela
y hacer igual que “Rogue Güan” saber qué pasó en determinado
lapso de tiempo  (o sería mejor no saber)


15/12/16

El “Chunchereco” Del Tiempo (Penúltima Parte)

El “Chunchereco” Del Tiempo (Penúltima Parte)


 Quedamos la semana pasada… (o más bien, hace mas
de quince años) con nuestros amigos (bueno, no sé
si serán amigos suyos, pero míos no son) en un estado
de total estupefaccionamiento… pues al parecer con
el chunche que Jorge se había encontrado en su no muy
limpio escritorio se habían devuelto en el tiempo sin
saber como, ahora se dedicaban a realizar conjeturas
¿con qué realizaban dichas conjeturas? pues con un
“conjeto” que es el artefacto que se usa para dichas
parafernalias… que en realidad no servían de nada…
-Lo que debemos hacer es aprender como se usa eso
y aprovecharlo- dijo Ramiro
-¿Pero como aprovecharlo, en qué forma?
No sé, tal vez regresar más en el tiempo y matar a los
papás de don omar o dadi yanqui y que no inventen
el reguetón…
-Eso es una buena idea… pero a mi me gusta el reguetón
-Entonces matar a tus padres…
-No, ya sé, porqué no programamos esto para ir a la época
de Jesús para conocerlo!
-Ya va a empezar con babosadas…
-¿En qué año fue eso?
-Pues en el año cero…
 Jorge tocó otros botoncillos y puso el marcador en doble
cero… por una extraña coincidencia, el día que se fueron
del presente salió ese número en la lotería…
 Aquello era una maravilla de la tecnología, ya no más giros
vertiginosos (ni gelatinosos) ni más revolvición de estógamo
ni caídas estrepitosas por el portal del tiempo, ahora el
viejo que diga, el viaje era más placentero que en el
principio, pues recuerden las trifulcas de Tufemo (aquellos
que leyeron al suso… dicho) para pasar de un época a otra,
transportarse ahora, era como teletrasportarse o sea,
como en el tele… Y llegaron a la época de Jesús… lo que
pasa es que como estaban en América tuvieron que ir
hasta medio oriente, medio desorientados y como en ese
tiempo no habían aviones ni barcos muy buenos que
digamos, vivieron toda una odifea para llegar, la cual
no vamos a contar aquí hoy (quizá nunca) solo diremos
que llegaron como dos años después de la muerte de
Jesucris y ya todo había terminado… casi nadie se acordaba,
solo que a los cristianos los perseguían, tal vez porque no
pagaban los impuestos o algo… y cuando llegaron vieron
como un tal Salón de Cuarzo… ah no, Saulo de Tarzo, andaba
echándoles el caballo a unas cristianas… esto es, que con
el caballo se les echaba encima para atropellarlas y en
eso que aparece una luz muy fuerte y sale Jesucris
y le dice:
-Saulo, porqué me persigues?
 Del susto se cayó del caballo y se dio un costalazo, y
cuando se levantó, Jesús lo convirtió como en el juego
age of empires, le echó un hechizo y de un pronto a otro
ya era monge budista… tuvo que hacer un par de pases
más para llegar al objetivo, pues llevaba dos años muerto
¿qué esperaban? estaba algo oxidado…
a partir de ahí, Saulo cambió su nombre a Paulo (Coelho?)
y se dedicó a predicar… pero ¿nuestros amigos? ya dije
que no eran amigos míos… no, estos solo observaban
esperando el desenlace… de esta historia, que quedará
para una próxima entrega…


25/2/16

El Caso De la Pantera

El Caso De la Pantera

 En la primera Columna deste año les mencioné que un
coyote se había cenado a mi perro… pues resulta que no
están ustedes pa’ saberlo, ni yo pa’ contarlo, pero hace
unos días sufrí un ataque en mi guarida en el cual perdí
la vida… de mi otra perra… sí, la pobre Koki que tantos
años me había durado, ha venío un maldito alimal y se la
ha llevado en mis propias narices… esa era una noche que
mudando a madrugada, yo desconectado del mundo a
más no poder fui interrumpido brutamente (que diga
abruptamente) por un escándalo que provenía del patio
diatrás… ¿qué era? ¿qué pasaba? que un semerendo bicho
atrapaba a la perra, que en son de guerra había salido a
atacar, siendo que su frustrada incursión la convirtió al
instante en víctima de tan sanguinario cazador… Yo como
un zombi electrocutado, pegaba en todas las paredes y
dejaba todos mis dedos meñiques del pie en las patas de
los sillones… cuando por fin logré salir al exterior, en bata
de dormir, ya la fiera iba lejos con la desafortunada Koki
entre sus dientes, gritando y pidiendo auxilio… y yo, que
por la oscuridad no podía ver más allá de mi nariz (y eso
es mucho, porque dicen que la tengo larga (la nariz)) me
puse a pensar al ver mi atuendo: ¿qué pretendo? ¿evitar
el ataque del monstruo o matarlo del susto? (o de la risa)
Pero ya era tarde… (bueno, de madrugada más bien, como
la una era…) Después del susto y de la estupefacción que
me impedía reaccionar, regresé a mi humilde cama y no
pude dormir en el resto de la noche (de hecho, me quedé
dormido como a los diez minutos) pero igual, al otro día
investigando, me enteré de que hay una condenada pantera
(y no es rosa precisamente) comiéndose los perros de tór
mundo, ya van como veinte que se jarta y los seres
humanos comunes y silvestre tenemos que aguantarnos
de ir con un rifle y reventarla a tiros, solo porque es
prohibido, pues están en peligro destinción… lo dicho,
ya no hay derecho, ¿comuace uno si lo ataca? ¿se puede
alegar defensa propia o hay que dejar que se lo levante y
se lo almuerce? esto es preocupante, tanto así que un día
al despedirme de mi hija segunda (no no, no se llama Segunda
mija… es la segunda en consecución de mis hijos) me dice:
papi, si le sale la pantera, antes de que se lo coma le toma
una foto para saber como es… Hoy venía en el bus y una
señora le preguntaba a un vecino que si nuabía visto a su
perrita (a la suya no, lector, a la de la señora) una doberman
pinche –que diga, pincher- que se le desapareció y que le
había costado ciento treinta mil maracandacas… claro, tenía
razón de llorar su pérdida y yo pensando: bueno, al menos
a la Koki me labían regalao… pero igual, la extraño y de ahora
en adelante voy a estar ojo avisaor por si me la topo a esa
desalmada pantera, lo que no sé es si se meterá a las casas
a comerse a la gente… por si acaso, ya me voy para ir a
atrancar todas las puert…. no no!! quéeee…………
 aaaaaahhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!


5/6/14

Especial

Especial

Se suponía que iba a ser la segunda parte de “Especialidad” pero cuando
escribí esa, era demasiado malo, ahora tengo mi renombre, mis fans, mi
reputa… ción… (perdón, es que además me falta el aire) Voy a intentar
olvidar esos años pasados, pero creo que ellos no quieren olvidarme a mi
y sigo en el mismo sitio donde empecé… aunque eso no es lo que importa
hoy quería (y aún quiero) referirme a esa palabra tan “especial”  que en
el momento de ser mencionada, ya nos imaginamos que el asunto es un
tanto diferente ¿qué es exactamente “especial”? El otro día escuché a
unos tipos hablando de que un niño era “especial” ¿especial de qué forma?
¿venía con papas y doble queso? Porque lo primero especial de lo que
supe fue unas hamburguesotas con papas que vendían en la soda del
famoso “chapulín” en mi remoto pueblito… ¿qué hace especial tal o cual
cosa? tal vez que no funciona como lo “establecido” en la sociedad, que
se sale de las normas generales a las que estamos acostumbrados, en
estos tiempos de información masiva que nos aplasta con datos, la mayor
parte de ellos inútiles, en los que ya no podemos distinguir si se es un
poco distinto al resto o por el contrario se forma parte de la muchedumbre
Todos quieren sobresalir, y si sobresalen todos, volvemos a  estar como al
principio… Como dijo Mark Twain: “Cada vez que se encuentre usted
del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar…”
En ese caso, estuviera de un lado para otro constantemente y haciendo
pausas cada rato, hablando de ratos, hace un rato alguien puso en su
“feisbuc” algo criticando a una cantante de pop porque salió con un
vestido transparente… decía que “a como vamos ya mostrar las bubis va
a ser tan “normal” como mostrar las piernas” (opino que debería ser
así de normal) Pero pensándolo mejor, en muchos pueblos de la tierra
mostrarse en topless es tan normal como comer… (es más, comen menos
de lo que enseñan, porque la mayoría es en África) ¿y qué? ¿Cuál es el
problema? Estamos oprimidos por una sociedad de falsa moral que se
escandaliza por ver una artista mostrando pezones (y por dentro desean
que lo hagan) y gritan hurras cuando “Estamos Jodidos” bombardea a
los putos talibanes… Personalmente no me considero un “niño especial”
Recordé cuando unos imbéciles me dijeron que mi hijo eraun “niño azul”
y era que el mocoso se había vaciado el tarro de pintura que tenía pa’
pintar la cocina… Al final de todo el cuento, la conversación que me
trajo hasta acá, se trataba de un chico con síndrome de Down… (pero
“down” no es “bajo” en inglés?) que la verdad de especiales tienen
poco, podemos ser mas “especiales” nosotros con nuestras estupideces
constantes…


23/7/12

Sodoma Y Gomorra


Sodoma Y Gomorra

 Ahora sí, luego de un tiempo conmocionado (o sin mocionado)
vamos a retomar la explicación del origen de estas tan famosas
ciudades y sus nombres tan complicados de pronunciar, la vez
que el padre la dijo mal en la misa, solté una carcajada que se
escuchó por toda la iglesia, y claro con el efecto acústico que
tienen los templos, pero cuando dijo: Somoza y Gonorrea el
noventa por ciento de los asistentes se rieron… precisamente
la palabra “sodomía” (o sodo-suya) proviene del nombre de la
ciudad de Sodoma que fue donde inventaron la soda (no sé si
la galleta soda o la soda dietética) y la palabra “gorra mía” es
de la otra ciudad que deviene, también existen varias variantes
de la conjugación de ambos nombres, por ejemplo Tufemo estuvo
en Modorra y Gomosa, que se nombraron así por aquello de
que el libro fuera demandado por violar derechos de autor…
aunque no sé quien reclama ahora los derechos de la biblia
por si las moscas, aunque  sigo pensando en que le hubieran
inventado unos nombres más bonitos a tales ciudades, ya que
las actividades que desarrollaban lo requerían si querían un
poco de publicidad, digo para el turismo, que en el poco tiempo
que son mencionadas en la biblia, lo único que lograron fue
atraer la furia de Yavés y ya todos sabemos en qué terminó el
cuento: un incendio y el comercio de estatuas de sal, ahora que
si bien estas ciudades tuvieron fama de pervertidas, nadie puede
contra la terrible Babilonia, aún hoy en día la gente llama así a
alguna ciudad promiscua (que sigue a favor de las miscuas)  por
ejemplo a Las Vegas, nadie la llama “La Gomorra moderna” si
uno no se cuida sale con “Gonorra” incorporada, y también muy
“Sodomizado” (lleno de soda) pero ¿Cómo la llaman? pues la
Babilonia actual, la verdad las ciudades de la perdición no son
tan poderosas ni espeluznantes como nos quieren hacer creer
si no que fueron mal interpretadas y condenadas al exilio, pues
en estos días nadie bautiza una ciudad con el nombre de Gomorra
(tras de feo, inapropiado) a como nadie pone “Judas” a ningún
chiquito, a pero si les ponen Belén, Nazareth, Galilea, similares
y afines… bueno, tampoco he visto a nadie que lo pongan como
Nabucodonosor y este no fue tan malo, cuando andan buscando
algún nombre bíblico se brincan este pasaje, pero ya nos salimos
del tema (como es costumbre) otro lugar que me da risa como
se llama es Atacama… y no sé porqué.



2/3/11

El Paraíso Medido (de “Jag Milton”)

 El Paraíso Medido (de “Jag Milton”)

 Hace mucho tiempo de intentar escribir una parodia de esta obra
maestra, que se llama El Paraíso Perdido, sin embargo, por falta
de tiempo (y de ganas) no la he empezado, he aquí una pequeña
reseña (de lo que me acuerdo cuando lo leí):
 Resulta ser que Tatica Dios en su infinito poder empezó a comprarse
detractores (y de-niveladoras y de-vagonetas) y se empezó a formar
un concilio (o también “sin cilio”) entre algunos de sus ángeles más
allegados, el líder de estos se llamaba El Pisuicas, quien al mejor
estilo de Jícler (del que hablamos más abajo), discursó y convenció
a muchos ángeles a oponerse a Tatica, entonces éste, que todo lo
sabe (porque debió poner espías entre las filas enemigas) procedió
a alistar a los ángeles buenos que le quedaban para iniciar una guerra
(el famoso partido entre ángeles y demonios) luego de varios días
de pelear, Dios envió al Abismo a Pisuicas y sus secuaces, pero, el
Abismo estaba cerrado, por la ley de licores que no permite abrir
bares antes de mediodía, por lo que los diablos tuvieron que esperar
un rato, entre tanto caían del Cielo (pues según dice John tardaron
siete días y siete noches cayendo) (imagínense para volver a subir!)
lo que pasa es que de aquí en adelante, se da una discusión entre
los (pobres) diablos, de los once mil diablos (¿me captan hasta aquí?)
ya en el Infierno, Pisuicas convoca (o “sin- voca”… no se sabe, eran
demonios) a sus generales, estaba Chamuco, El Cuijen, El Patas de
Cabra, El Diantres (que según John, son diferentes personajes, siendo
que son distintos nombres para mencionar uno solo) y unos se echaban
la culpa a los otros por haber perdido la batalla en el Cielo, entonces
Pisuicas que era más inteligente, decide salir al espacio (no sé si habían
Inventado la NASA en ese tiempo) y enterarse de lo que planeaba el
Señor… pues que este estaba creando una raza superior en un planeta
llamado Tierra y la tenía bien guardadita, con un ángel bueno cuidando
por si las moscas, entonces Pisuicas se le acerca y lo secuestra durante
varios días, lo tortuga (que diga tortura) hasta que confiesa dónde tiene
Dios sus productos, una vez sabido esto, viaja a la Tierra y se pone un
disfraz de culebra, soborna a Eva, entre los dos engañan al pobre Adán
diciéndole que si pueden comer de las manzanas (¿o eran papayas?)
cosa que de verdad si podían, porque no les pasó nada, nada más que
cuando Dios lo supo se enojó mucho y les sacó tarjeta roja del Paraíso
y aquí termina la historia (aunque yo he visto en otro libro, que ahí más
bien es cuando comienza) de todos modos Milton estaba ciego cuando
lo escribió (o más bien se lo dictó a su hija) entonces no podía saber
mucho, tal vez se confundió un poco, pero no hay problema, porque
aquí estoy yo para aclararlo…

23/2/11

El Hombre Que fue Doblemente Engañado

El Hombre Que fue Doblemente Engañado

 Esta es la historia, relativamente corta de un niño que a sus
escasos once años tuvo entre sus manos la primera revista
porno (no la primera que existió, la primera que vio, pues luego
tuvo muchas) resulta que, el problema es que este niño de
apenas once años fue criado en una familia estrictamente
religiosa, por lo que su temor por lo divino le produjo una mezcla
de sentimientos al descubrir el fantástico mundo del porno
debido a su corta edad (como corta es la historia) imaginaba
que todo lo que presentaban en la revista, podría cumplirlo él
algún día, sin embargo le daba un profundo miedo el castigo
que por el pecado cometido fuera a infringirle Dios, pues así
le habían enseñado, el tiempo pasó y el chico adquirió no solo
muchas revistas, si no también películas, con el fantasma de la
culpa rondándolo quitándole en cierta medida la paz que de no
haber caído en el vicio hubiera disfrutado… o tal vez no, y como
nada se queda de la misma forma, se hizo hombre, pero notó
que habiendo faltado a la palabra de ese Dios y desobedecido
de los preceptos de sus padres, nada malo había ocurrido, por
lo que continuó coleccionando porno, ahora con la maravilla
de internet, su material fue ilimitado, no se volvió loco, no le
creció pelo en la mano, Dios no lo castigó, su vida fue buena
plena, tuvo éxito, se casó, tuvo hijos… sin embargo un día se
sentó a pensar, que si bien su vida se basó en lo que observó
durante años en las revistas y películas de su preferencia, la
relación con otra persona real era distinta, pues nunca pudo
ni realizar las posiciones que sugerían, ni llegar a una casa y
“mandarse” a una desconocida así como así, ni siquiera a la
sirvienta que si la conocía, ni a la enfermera la vez que estuvo
en el hospital… por lo que pensó que algo había extraño, no
fue difícil llegar a la conclusión de que había vivido un engaño
y por partida doble: ni la vida es como en las películas porno, ni
existe ningún dios que vele por ello, por lo que, optimista como
era terminó esta etapa de su vida con la frase de Homero Simpson:
“Muchas cosas buenas de la vida estan basadas en mentiras:
la religión, la historia americana, la publicidad…”


16/11/10

La Mesma Cochinada

La Mesma Cochinada 

Se llevó el último puro a la boca, la cajetilla estaba vacía 
-Ay ay ay- dijo dándose un manotazo en la tostada mejilla
haciendo saltar chispas de la punta del puro, sus ojos achicados por
el deslumbre del sol poniéndose muy al norte escudriñaban
muy al norte…, el zancudo de un jeme de largo quedó en
su mano embarrado, lo miró por un instante y luego se lo
limpió en el pantalón, continuó observando las montañas
que se tragaban el disco rojo del sol, mientras las viejas
discutían en la cocina:
-Yo le dije a Chole, le pregunté: ¿usté siente mareos y desmayos?
me dijo que sí y ahí está: es la mesma cochinada!-
 La otra la miraba con ojos desorbitados, Sarcasma prosiguió
-Siente juertes dolores de cabeza, fatigas y retorcijones, pues
sí: la mesma cochinada!-
-Pero Ña Sarcasma ¿a los cuantos años da eso?-
-Ay mihijita, yo no me recuerdo cuando jué que nací yo
pero, si calculo que tengo más de cincuenta, y antiticos es
cuando comienzan los calores y las entrigas-
-A yo apenas tengo treinta- dijo Empasta rascándose la jupa
-Usté está empezando, está en la flor de la vida, en cambio
nojotras como Chole y yo ya vamos cuesta abajo-
 El murmullo se hizo sordo, pues percatándose de que el
viejo estaba sentado en el corredor, les dio vergüenza y bajaron
la voz de la plática referente a la “mesma cochinada”
-“Si es una cochinada”- pensó el viejo, mascando su último
puro y mirando cómo dos rayitos de sol rojo era lo único
que quedaba de aquella tarde… la mesma cochinada.
 “A nojotros los viejos, no nos da esa cochinada, con razón
Sarcasma viene huidiza “dende nantes” y no se deja ni
tocar, yo creiba que era que se bía dao cuenta de mi
aventurilla con Perseveranda, pero era eso… la mesma
cochinada…”
 Las montañas se tragaron el sol, y devolvieron un manto
negro repleto de grillos chillones y candelillas intermitentes
el viejo se quitó las botas y tiró un trozo de puro que no se
pudo fumar, saltando pequeñas chispas al caer rodando
por el empinado patio, se metió a la casucha formada por
la cocina y un cuarto, agarró un jarrote de café y se lo
zampó a “cor cor” miró a las viejas que continuaban
cuchicheando pero ahora no de la mesma cochinada si
no de una güila, que había quedado embarazada y era
soltera!, … pues sí, la menopausia podía menguar el ánimo
el deseo, la vida, las esperanzas de una vieja… pero nunca
la lengua… era “la mesma cochinada”
 Torcinio se metió a la cama con las patotas todas sucias y
oliendo a puro saíno, al ratico roncaba como un tractor.

“Rosario” (que diga Glosario):

Antiticos: (que no quieren a los costarricenses) no
mentira: hace poco tiempo.
Bía dao: había dado
Cor cor: ingerir un líquido de un tirón
Creiba: creía
Dende nantes: desde hace mucho tiempo
Entrigas: intrigas
Jarrote: jarro grande
Jue: fue
Juertes: fuertes
Mesma: misma
Nojotros(as): nosotros
Y creo que nada más si hay otra cosa que no se entiende me
avisan.