Mostrando entradas con la etiqueta psicología. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta psicología. Mostrar todas las entradas

15/3/18

Tríndomes y Sanstornos


Tríndomes y Sanstornos

 Un sanstorno es la manía de escuchar a Alejandro Sans…
aún no entiendo como se creyó él mismo que podía cantar…
un tríndome sí no sé lo que es… pero he venido escuchando
y leyendo, más que todo, de ciertos aspectos que aquejan a
los seres humanos en cuestión de “pisicología” (la ciencia
estudia a los de signo piscis) existen cantidad de loqueras
diferentes, y la gente piensa que el trastornao es uno (o dos)
desde agorofobia (que es miedo a Goro el de “Muertel Comba”
supongo….) hasta el trastorno obsesivo compulsivo, yo creo
que he pasao por casi todos… me he descubierto acumulando
de todo (menos fortuna, por supuesto) una vez tenía en el
escritorio como cincuenta mil cajitas de helado… y ya no me
cabía... la pila de papeles que igualmente inservibles resultan
en el diario accionar… que para eso es un escritorio, no como
su nombre lo dice, para escribir... si no para guardar los
documentos que uno ya nunca más va a volver a ver… bueno
uno hace eso para que el cliente piense que se va a procesar
su caso, pero es para que se vaya tranquilo y después tirar
su cuita al basurero… pero se me olvida y ahí queda en el
fondo de una gaveta, un escritorio también sirve para dejar
la susodicha gaveta abierta y cuando se agacha, pegar la
gaveta en la gaveta… otro problema que tengo es déficit
atencional… dicen que no hay que llamarlos problemas
porque ahora como todo mundo se ofende… yo no, para
mi si es un problema y lo tomo como tal (como tal por cual)
¿de qué les hablaba?... ya me ha dado paranoia (siendo para
otro…) paradojas, claustrofobia, esquizofrenia, autismo,
paludismo… síndrome de “este-colmo” y muchas otras
que no voy a mencionar aquí (ni en ningún otro lado) pues
ni siquiera tienen nombre (porque no las han descubierto,
como no me gusta ir donde los médicos…) soy disléxico
(lo habrán notado por el título) tengo un tío con hipo… ah no, 
hipocondríaco…(aunque es pior el hipo) una vez me dio hipo
durante una semana, dicen que ha habido personas que les
da hipo por años, imagínense tener hipo durante cien años…
quizás que se muere uno… el trastorno obsesivo compulsivo
es verdaderamente jodido, como es tan largo (el trastorno)
se le denomina TOC y hubo un tipo que cuando llegaba a una
casa tenía que TOCar la puerta exactamente ciento diecisiete
veces… se sometió a terapia (mil sesenta y cuatro pias) (ya
estoy quemando ese chiste) y logró mejorar, ahora solo toca
la puerta treinta y cinco veces antes de parar… ¿Qué pasaría
si la persona que estaba adentro le abría antes de cumplir con
la cueta… cuita… culota… cuota!! ¿? se formaba un agujero
espacio-temporal en un universo alterno, que no afectaría a
este por suerte… al que le afectaría sería al tipo que le darían
un sopapo en la jacha por necio, con esto de los síndromes
y trastornos yo no tengo problemas… (solo que soy un poco
bipolar…) pero no se preocupen, no a todos les pasa (o es
que ya todos están contaminaos) igual nos va a llevar el
carajo cuando quede “Fra-vicio predisente” y tengamos que
avocarnos a sus caprichos… ramacheka tamalatonta para
todos!!



6/4/17

“Pisicología Reversa”

“Pisicología Reversa”

 Siempre creí que la palabra “mentalmente” era una rebuznancia
pero ya veo que no… es una estupidez, porque he visto ya mucho
de esa nueva era o “nu esh” (y si no es, pa qué lo dicen?) en que
según parece, todas las dolencias están en la mente… que tiene
nervios: es mental (y era que lo habían amenazao unos mareros)
que tiene gastritis: es mental, que tiene colitis (un daño en la cola)
es mental, que lo atropelló un carro y le rebanó media jupa… es
mental! si, claro, toooodos nuestros problemas solo están en la
mente, solo debemos ser positivos, cerrar los ojos y decir para mis
adentros (una concursante de por ahí… “Miss Adentros” y “Miss
Afueras”) y Miss Polainas! pero de qué les estaba hablando? Ah
sí, de los curanderos de pacotilla que todo te lo solucionan diciendo
que las dolencias son mentales (sembradíos de menta) y que no se
preocupe que cuando llega a la casa ya todo ha pasado… y cuando
llega, lo único que ha pasado es tu programa favorito… con esto de
la salud no se juega, señores, hay que ser responsable con lo que
ponemos en práctica, también he leído eso que los científicos tienen
la teoría de que vivimos en un holograma y que nada es real y que
no sé cuantas animaladas más, y la gente emburrada, aparte de con
las religiones, ahora con estos científicos que como no tienen ya
nada bueno qué inventar, pues ya todo fue inventado, se ponen a
fumar quien sabe de cual monte y salen con semejantes sandeces
a ver, si nada es real, métasele a ese camión que viene a cien… do
lo posible por no esbarrancarse de lo rápido que avanza, a ver si
el bombazo lo deja tan irreal como dice… no digo que algunas
cuestiones no estén en la cabeza (la gorra por ejemplo) pero de
ahí, a recetar repetir mantras (¿mantra rayas?) y ver mandalas
(mandalas a la mierda) y escuchar ballenas apareándose (porque
esos sonidos, tampoco se sabe a ciencia cierta qué diablos son)
para curarse de todo lo que nos pasa, es una tontería, no, hay
que enfrentar la situación, ya si uno no puede, pues… pa’ qué se
mete? pero echarle la culpa a la mente no tiene sentido… no es que
la mente le de para tanto tampoco, no sea creído… algunos juegan
de místicos (otros de defensas y así) y nos dicen: existen otros
planos que no podemos percibir con nuestros primitivos sentidos
y si es así… ¿Cómo se dieron cuenta ellos?? yo los únicos planos
que veo, son los catastrados y de esos si puedo dar fe (no mucha
porque no tengo, pero bueno…) ya viene “semaña sata” digo
santa y no me van a ver por aquí esos días… (para su total alivio)
si necesitan una sesión de motivación o aliento personal, no duden
en contactar… a su charlatán favorito… por el momento me largo
ah, y ya Tufemo está en papel, por si les da la gana adquirirlo
por ahí en Amazon, luego les dejo el link, que ahora tengo
mucha pereza… que la pereza es mental? (ah, no, es del diablo
me decía mi mamá) pues que venga el diablo y se la lleve…