Mostrando entradas con la etiqueta televisión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta televisión. Mostrar todas las entradas

3/5/19

Peli-Culiando


Peli-Culiando

Ya han visto y sabido de mis dotes de cítrico de chile… digo de crítico
de cine… y creo que hablo con propiedad (aunque mi propiedad me
la embarcara el bango… me la embaucara el mango… me la embarra…
me la quitaron esos sinvergüenzas!! ) pues desde que era muy chico
solo pasaba viendo películas por tele… claro, ya les he contado aquí
mis trifulcas para ver tele en aquellos tiempos, en blanco y negro y
con un aguacero (no afuera si no adentro del maldito aparato ese, pues
la televisión fue muy mala en mi pueblo) pero transcurrieron las décadas
y ahora puedo decir que me he dado muchos gustos con mi papaya
planta de un montón de pulgas… digo, de pulgadas viendo los nuevos
bodrios que da el cine… con las nuevas ternologías (que son las logias
de los terneros) que HD y 4K y “ESO QUÉ” disfruta uno más de las
imágenes en pantalla, por ejemplo, un día de estos estaba viendo la
afamada película Acuamán, con este dot-raki Moa moa (no confundir
con Moto-Moto el que salía en Madagascar (por cierto, cuando yo
trabajaba en un video siempre llegaban a pedirme esa película pero
me decían: ¿tiene esa película “Paramascar”?? )) y resulta que este
Moa moa, sale en Acuamán… y la película no está tan mal, si no
fuera porque como en cinco ocasiones utilizaron el viejo truco del
ataque sorpresa… estaban lo más tranquilos conversando y que zas!
revientan una pared, una ventana, un muro, con una bomba o un
“rasho láser” y uno que pegaba el brinco… bueno, ya a la quinta vez
no, porque uno se lo estaba esperando… otra cosa que me dio risa
fue ver a un tipo que en una de esas explosiones le cayó una torre
o columna encima y va Acuamán y levanta la cosa (la torre) y el
viejo sale caminando lo más tranquilo como si no se le hubieran
quebrao las dos patas y la cintura en el costalazo… sale y se va y
ni gracias dijo… por cierto esta película (¿Cuál?... esta) es de la
compañía “DÍSÍ” que a todo dice sí… y hay otras que son de Marvel
lo quemé… (qué quemé?) no, lo que-me hace gracia es ver tanto
inválido mental peliándose por convencernos de cual es mejor
si las de di sí o las de di no y a mí me gustaban las de di no-saurios
otro día vi “El Carnevícola” (era como una granja de aves para
consumo (o sin sumo)) ah no, el cavernícola es con Ringo
(¿el perro?) Estar… no sé como estar y ahí salían algunos desos
bichos distiguidos… digo, extinguidos, pero más malechos que
las Calumnias mías… de plastilina (mosh) yo las que veo en
semana santa son las del “señor de los granillos” porque los
anillos nunca los pagué… porque siempre me emociona toda
esa historia de Frodo y Gollum y Gandalf y el señor oscuro…
(no me vayan a salir con racismos) lo que yo no entiendo es
por qué el señor oscuro tiene un foco pa’ buscar el anillo por
tós laos… y bueno, para finalizar este pequeño entrevero de
causalidades, he de decirles que voy este fin de semana a ver
Avengers “En güey” (no digo “en gay” para no herir subceptibil…
sinsubtítuli… dobla… para que no se indignen todos los llorones!)
por lo que voy a cerrar feisbú pa no ser “espueliado” digo, spoiliado
(aunque creo que es demasiado tarde ya… (no, como las ocho
son…)


12/10/18

A Medias


A Medias

Como ya nos tienen aburridos con el tema del “Flan Piscal”
hoy no los voy a agobiar con semejante batracio… vengo a
abrumar con otro: ya salió Dismembra en papel para lo que
están interesados, ya a la venta en Amazon… eso es todo…
bueno, no es todo, es solo la mitad, porque me he dado cuenta
de que siempre hago todo a medias, estoy hablando o escribo
y dejo todo a “medio palo” algunos lo llaman procastinar… que
es una palabra que ni siquiera existe en el diccionario (al menos
en el de Word) he escuchado de todo tipo de comentarios y
estudios acerca de este ilícito… qués malo, qués dañino, que
no es saludable (ni que uno lo usara para curarse) y que va
destruyendo la convicción del ser humano (no dice de cual de
todos los quiay) pero un día me encontré un arti-culo, que
decía lo contrario (era de izquierda) no no, que decía lo
contrario acerca de la procastinación (a mi esa palabra me
sigue sonando como una parte del cuerpo) que esta (cual?)
servía para que el cerebro tomara un descanso y fuerzas en
recomenzar las tareas y proyectos, entonces uno no entiende
a donde nos quieren llevar los medios (y las medias) que si
hago esto es malo, que si no lo hago también… es como la
frase fisiológica… filoséfala… sicoilógica… del Bar Sinso…
y ya he insistido mucho en ello… pero a medias… y es que
como hay tanta información y tanto en qué entretenerse uno
no sabe cual escoger, en mi caso, hace un tiempo empecé a
ver algunas series que dejé por la mitad, mitad porque me
aburrieron y mitad porque encontré otras que parecían mejores
y también me aburrieron… ahora no tengo tiempo de mucha
cosa, entre navegar en el trabajo y ver noticias en la casa,
ni pa’ escribir un par de renglones me da… hablando de las
noticias, aparte de que quiero saber en qué termina la novela
de la huelga y el tal Flan (que no sea de coco, que no me gusta)
me quedo viendo otros sucesos bien interesantes, en estos
días se han desatao matando narcos y delincuentes y chocando
camiones y buses, lo que me hizo mucha gracia un día de estos
fue el nombre de un testigo questaban entrivestando… entre
vistiendo… entrando vestido… preguntándole! se llamaba
“Orquídeo Oseo” (no supe si era el nombre del tipo o que se
equivocaron de letrero y pusieron uno del nombre científico
de alguna planta carnívora) a todo esto… me pregunto… con
eso de la moda del veganismo… habrá alguna planta carnívora
que se haya vuelto vegetariana? en ese caso, se podría decir
y considerar a esa planta como “caníbal”? les dejo esa de
tarea y ya me voy para no dejar la Columna a medias…
(ni en medias)
Ah!! y compren el libro!!!: 

                                                  Adquirir Dismembra en papel




24/8/17

Recomendaciones

Recomendaciones

 Existe una premisa cuando me recomiendan algo, ya sea
un libro, una película, música o porno… generalmente esa
“maravilla” lo es sólo para el que me la ha recomendado
pues luego a mi no me hace ni la más mínima gracia…
yo no confío mucho en la palabra “recomiendo” porque a
como está todo de caro ¿Cómo va a andar uno re-comiendo
y re- comiendo todo lo que se encuentre? mea… me ha
pasado que agarro el libro recomendado y luego de algunas
páginas (que voy salteando porque está muy aburrido) lo
dejo, con las películas que me han recomendado es igual
porque para mi si pasan diez minutos y no han matado a
nadie, la peli no es buena, no vale la pena seguir viéndola
yo desteto… de esto… detetos… odio! cuando me piden
que recomiende alguna cosa… pues mis gustos no son los
mismos que la mayoría, también paso momentos incómodos
cuando en el trabajo o asuntos comunales me piden que
recomiende una solución… (por eso nunca asisto a reuniones
comunales (ni descomunales)) (casi que ni al trabajo para
que no me estén pidiendo recomendaciones de paco… de
pacotilla) ¿Cómo es eso de que a veces te recomiendan
hasta al doctor?
-Te recomiendo a mi doctor- dicen
Y una vez fui donde uno remendado… digo, recomendado
y estaba re-comiendo, porque nunca me atendió… y luego
me cobró carísimo! si un doctor te cobra por una visita a
domicilio, debería pagarle a uno cuando llega a su consultorio
¿o no? vean con esto del eclipse, que recomendaban no
mirar al sol a ojo pelado… que teníamos que comprar unos
benditos filtros que costaban los dos ojos de la cara ¿con
qué se miraba el eclipse luego? y que una vez usados ya no
servían para nada, yo quería usar el vidrio ahumao que usé
en el eclipse del ’91 pero no me dejaron, luché forcjeé, me
tiré a la calle, me quedé viendo que el vidrio se había lavao
con tanta lluvia y… questaba tó nublao y no pude ver nada
otra cuestión con las recomendaciones es que no sabes su
vigencia… lo que hace treinta años era dañino, ahora puede
ser beneficioso, por ejemplo, leí que mirar el televisor de
cerca es menos perjudicial que mirarlo de lejos (sobre todo
si este está apagado…) ¿entonces en qué quedamos? yo
como imbécil, toda la vida viendo el tele en blanco y negro
de doce pulgas… digo, pulgadas, desde como dieciséis
metros de distancia, lo ponía allá en el puro fondo, al otro
extremo de la galaxia de mi casa (y no es que mi casa sea
muy grande, no, sino que tiene mucho chunche) para no
dañarme los ojos y ahora salen con que si lo ves de lejos
te quedas ciego más rápido… yo tenía que usar binóculos
para poder ver mis fábulas favoritas… también decían que
había que ver tele con la luz encendida (para mi que estos
anunciantes estaban confabulados con los de la compañía
de luz) más gasto todavía… por eso, no hagan caso a nada
cuando les recomienden algo no se ilusionen que va a ser
la última bolsa de leche en polvo en el desierto… al rato
se llevan una decepción, hay que probar las cosas por uno
mismo y si no me gusta, al carajo!




22/5/14

Evolución

Evolución

 Pero no voy a hablar de lo que inventó el tal “Dargüin” (¿será familia
de  “Dargüeider”?) porque con ese señor se arman unos debates que
hasta que cansan, ente creyentes y ateos, y qué aburrido, lo que pasa
es que un día hablando con un compañero de trabajo (cosa rara en mí
pues nunca entablo conversación con nadie de la oficina (ni entablo
nada, porque no soy carpintero)) la cuestión es que recordábamos los
tiempos en que no teníamos interné, y para poder saber como eran las
mujeres (en teoría) solo teníamos como fuente de información algunos
programas que daban en la eternamente mediocre televisión nacional
y uno esperando que dieran “musicales del 13” (entre más me la...ejem)
para ver a la Lucerito con un bikini, que en realidad era horrible, pero
que en ese tiempo nos hacía volar entre las nubes, cantando “cuéntame
los pelos de las espalda♫” (ah, ¿no era así?) y bailando como si se
hubiera parado en un hormiguero y uno parad… ejem… También
habían unas dominicanas, creo, que se hacían llamar “Las Chicas
del Can” Aquí en mi pueblo se formó un grupillo de flamencas que
se pusieron “Las Cherry Band” y la felicidad cuando íbamos a los
conciertillos que hacían imitando a las dominicanas y decíamos:
“Mae, mae, vamos a ver a las “chiberras…”” y estas “chicas del
perro” (porque can es perro ¿o no?) tenían una música horrosa
(peor de fea que los bikinis de Lucero) pero uno las veía porque
se manejaban unas piernotas en “short corto”… que no importaba
que le sangraran los oídos…y era lo único que podíamos aspirar
ver… porque para arriba del muslo de una mujer era un misterio
encriptado, envuelto en el más oscuro (literalmente) de los tabúes
(y eso que yo ya tenía 18 años y no me da pena decirlo: yo llegué
a la mayoría de edad imaginándome el cuerpo desnudo de una
mujer como una muñeca de esas grandotas que salían) luego al
pasar el tiempo, algunos canales implementaron las “películas
para adultos” pero empezaron con “el crucero del amor” que daban
a las diez de la noche y no nos dejaban verlo, y cuando lo dieron
a las tres de la tarde fue una decepción mayúscula, luego me
regalaron un tele viejo para que lo tuviera en mi cuarto y anunciaban
de esas películas inconvenientes a las once “peme” y yo me
quedaba tragándome (la programación) bastante ñoña por cierto
y no llegaba ni a las nueve… me despertaba al otro día sin poder
haber visto nada de nada… y ahora hemos evolucionado tanto
que el porno nos rodea, nos persigue y lo consumimos a granel
sabemos como es una mujer al derecho y al revés (aún así no las
entiendo) en acción, por dentro y por fuera, conocemos hasta sus
órganos internos y tampoco somos felices… así que evolucionar
no sirve de nada, continuamos igual, como al principio: ver y
desear, ahora en otra magnitud, pero la misma mierda envuelta en
otro papel…