Mostrando entradas con la etiqueta síntomas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta síntomas. Mostrar todas las entradas

22/6/16

¿Serán Josdeputa? (Segunda Parte y Continuación (Y Continuación))

¿Serán Josdeputa? (Segunda Parte y Continuación (Y Continuación))

Por los siglos de los siglos, amén, no sé si notaron mi ausencia en
estas tres (¿o fueron cuatro?) semanas postanteriores (o como se
diga) (Por lo visto no, nadie me extrañó, ni preguntaron que pasó)
(En todo caso, no podía esperar menos de mis “fans”) Sin obstante
(O No embargo, es igual) les comentaré que por poco la palmo, ya
hace casi un mes, me puse malo y me llevaron al seguro antisocial
yo nunca me quejao de la caja (solo cuando llego a pagar y me salen
con una cuenta grandísima) Yo digo de la caja del seguro, bueno en
realidad sí, mequejao aquí, pero es que a uno lo sacan de quicio
lo destantean, lo confunden y lo barajan toítico, resulta que me
han día (o noche) No! diagnosticao hepatitis (no confundir con la
expresión “Epa! titis!” cuando estás viendo porno) yo creí que la
hepatitis, era una enfermedad de las patitas o alguasí) pero no, me
dijeron que es una inflamación del hígado, causada por un virus
(pero últimamente el “avast” me funcionaba muy bien) pos que
en el chequeo médico, no sé si les ha pasado que a veces ponen
a médicos “principiosos” (tampoco confundir con “principesos”)
a revisarlo a uno, como quien dice pa’ que vayan aprendiendo, el
caso es que el doctor de turno les decía a los novatos: “vean a
este paciente (sería porque había esperado casi cinco horas pa
que me atendieran con mucha paciencia) tiene los ojos ictéricos
la piel también, (el “histérico” era todo yo completo) la cara
desencajada, el cuerpo encorvado por las contracciones del
estómago…” Y me vuelvo y le digo: “disculpe doctor, usté como
que tampoco es muy guapo que digamos…” en fin, me hicieron
exámenes de sangre y orina (yo casi llevo harina, porque no le
entendía lo que había “escribido” el doctor) me extrajeron como
cuarenta litros de sangre, y me mandaron a reposar… al otro día
de la primera consulta me mandaron mas exámenes y luego como
tenía la bilirrubina por las nubes (Juan Luis Guerra ha perdido el
poco respeto que le tenía) me enviaron al hospital mas cercano
donde me rebotaron pues no era para tanto… y ¿si me mandaron
a reposar, dónde diablos y a qué horas iba a poner en práctica mi
reposo? porque todos los días tenía que salir de mi caverna, viajar
ocho kilómetros en bus hasta la clínica y regresar caminando de
nuevo, porque no hay bus de regreso…  pero según parece es que
una “enzima” no me “bajaba” pues claro imbéciles! si está “enzima”
¿como va a bajar? supuestamente me daban de “alta” cuando se
convirtiera en “devaja”  un conflicto de padre y señor nuestro…
Al final de todo el cuento, con mucha mucha paciencia (que no
reposo) porque para eso nos llamamos “pacientes” porque hay
que armarse de “paciencia” con el (in)seguro social, la cosa esa
que luego supe que se llama fosfata alcalina (ahí está: por usar
tantas pilas triple A) me bajó un poco y yo pensando que había
conocido lo que era la paciencia, cuando en eso, entró una
viejita saludando muy cortésmente, yo no la conocía, a la señora
pero una enfermera pasó y la saludó: “Hola, como le va, doña
Paciencia?” Literalmente la conocí…