Mostrando entradas con la etiqueta ofensa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ofensa. Mostrar todas las entradas

15/6/17

Gentilismo

Gentilismo

 Que no es lo mismo que gentilicio… aunque casi… en los
tiempos que corren (y corren tan rápido que ya no los logro
alcanzar) se ha formado una moda, un tendencia, una maña
mejor dicho… de ofenderse por todo, y yo sé que ya deben
estar cansados (más que ofendidos) por insistir en el tema
pero esta vez solo vengo a ponerle nombre, que ni machismo
que ni feminismo (y no se molesten en explicarme la supuesta
diferencia) ni animalismo, ni defensor de los “homosensuales”
ni qué decir de los veganos, (que yo creí que eran los partidarios
de Vega) vivimos en la época del “gentilismo” ¿Qué quéseso?
vaya usté a saber… ese afán por sentirse la víctima, el mártir,
el que más derecho tiene para demandar… el que puede
aprovechar la oportunidad para sacar una suma millonaria
al incauto que tuvo la osadía de decir algo que aparte de ser
cierto, le lastimó su endeble corazoncito… creo que esto de la
“ley mostaza” digo, mordaza se lo tomaron muy en serio, ya
no se puede decir nada! no puedo hacer chistes ni de gays
ni de negros, ni de cojos, ni siquiera de borrachos, ni tampoco
de mujeres, que son los más graciosos… se han cagao en el
humor, ahora cuentas un chascarrillo y de los cinco idiotas
que lo están escuchando a uno: uno se ríe (por compromiso)
dos te hacen modos y dos amenazan con demandarte con la
“suciedad protectora de llorones” esto de la exclusión ya me
está llegando hasta la coronilla (de la muela) está bien, está
bien, queda usté, señor, “exclusao” repito que yo no soy racista:
discrimino a todos por igual… lo que más se las trae es el famoso
feminismo… recuerdo que antes, una frase muy repetida entre
los varones que se creían machos (no me incluyo en esto, porque
nunca me pasó…) era: “tal o cual, me lo va a prestar” o “ya me
lo prestó” o “no me lo prestó” o cualquier juego de palabras que
se referían a un “préstamo” nunca supe de qué hablaban… luego
me lo explicaron con abejitas y repollos, pero eso es ya otro cuento
pero a lo que voy es que: ellas se sentían ofendidas cuando se
“lo pedían prestado” ahora me pregunto: ¿qué los hombres no
se “lo prestaban” a ellas también? ¿o es que solo nosotros lo
disfrutamos? (bueno… yo no tanto…) el punto es que siempre me
ha hecho mucha gracha… digo, gracia cuando se enojan si les
hablamos mal de lo que defienden, ya sea fútbol, religión, política
machismo, feminismo, ecología, sicología… y un largo etcétera
de cuestiones que solo sirven para inflar el ego (Ego Espengler?)
porque necesitamos sentirnos importantes (yo no, yo asumí mi
rotundo fracaso el día que nací (lo asumí cuando tuve uso de
razón (hace como diez años))) y así, muy pocas cosas pueden
calar en mi convicción, cualquier ofensa para mi es un halago…
así que si busca como hacerme sentir mal… llegó tarde, no tengo
otra manera de sentirme… en fin, la gente está muy subsentible…
subrepticia… supertible… convertible… delicada!! como para
volver a acercársele… me daba repulsión antes que no se ponían
con tanta milindrada… ahora que son intocables, mejor no les
vuelvo a hablar (pero qué digo? si también así se ofenden…)
entonces a dar rienda suelta a la lengua (en este caso a los
dedos) que lo más que hacen es bloquearte de su muro de
feisbuc…